Reintegran 5.000 faeneros en la Octava Región de Termoeléctricas Bocamina (Coronel) y Santa María (Colbún) pertenecientes a ENDESA por despidos injustificados post-terremoto…

En Coronel, luego de cinco días de lucha, los obreros del montaje industrial ganan una negociación que parte de un paro “ilegal”. Dado el contexto de catástrofe, los trabajadores fueron despedidos aludiendo al artículo 159, por fuerza mayor, lo que se critica duramente porque se ha dicho inclusive que luego serán recontratados, tratando de evitar el pago de indemnizaciones por años de servicio, la victoria marca un precedente para la clase trabajadora y obrera del país.

Estando ya establecidos en la población de Lo Rojas, en el sector de Aroldo Figueroa, nos encontramos con una movilización obrera de trabajadores del montaje industrial. Estos, el día lunes 15 de marzo, supieron del finiquito de sus faenas, bajo la causal de “despido por fuerza mayor”, con fecha 3 del mismo mes. Esta causal les quitaba todo derecho a recibir los beneficios conquistados desde hace años por este sindicato. Estuvimos con el presidente de la SINAMI, quien mantuvo, en representación del sindicato, negociaciones con los mandantes de las empresas subcontratistas, y con los delegados obreros Cristian Mardones (maestro M-1 en estructuras), Cristian Navarrete (maestro mayor), Jaime Rubilar (maestro mayor en estructura) y Claudio Montenegro Saavedra (maestro mayor en cañerías). Cabe destacar que, de los delegados, dos de ellos estuvieron en las negociaciones y afuera, mientras otros dos se mantuvieron solamente fuera de la empresa, en labores de agitación, vocería y mantenimiento de la disciplina en la masa de trabajadores, logrando así una concurrencia multitudinaria de viejos. “Los faeneros somos una familia: nos tenemos que cuidar y mantener la disciplina”, dijo el vocero Jaime Rubilar, quien cada cierto tiempo llamaba a los viejos y los reunía para dar las informaciones.


       Esta movilización, este gran paro de los trabajadores, parte del convencimiento respecto a la legitimidad de la herramienta de la movilización por sobre los canales que ofrece la ley. La negociación ganada fue lograda sobre una movilización ilegal puesto que hablamos de “trabajadores transitorios” sin derecho a huelga. Ilegal pero tremendamente legítima.

A continuación, las palabras de Robert Saldía, presidente de SINAMI, sólo minutos luego de la victoria en la negociación colectiva por parte de los obreros: “Buenas tardes. Represento al Sindicato Interempresa Nacional de Montaje Industrial, Obras Civiles y Actvidades Anexas, SINAMI, sindicato que agrupa alrededor de 50.000 trabajadores en el país. Somos los trabajadores que construimos los proyectos o las obras como la que ustedes ven al fondo, la cual es una termoeléctrica que pertenece a ENDESA; y estamos a través de todo el país construyendo compañías mineras, celulosas, puentes, termoeléctricas. Todos los trabajos de mayor envergadura los construyen los viejos nuestros.


          El conflicto que teníamos hoy día –que empezó el día lunes- no sólo tiene que ver con la empresa ECHEVERRÍA & IZQUIERDO, sino con varias empresas subcontratistas, como lo son TOSSI, una empresa italiana a cargo del trabajo eléctrico; la empresa COMSA, que está haciendo obras marítimas; la empresa ECHEVERRÍA & IZQUIERDO, que está a cargo de la construcción y montaje de la caldera; la empresa TECSA, que está haciendo la parte de la obra civil; y la empresa TECNIMONT, que es la empresa que se adjudicó el proyecto. Fundamentalmente el conflicto es contra la empresa ENDESA, y se originó a raíz de la desgracia que sucedió el veintisiete, que fue el terremoto –y todo el mundo sabe lo que pasó acá-, y después de eso las empresas de forma muy insensible, procedieron a despedir a la totalidad de los trabajadores, que agrupaban entre 2.500 y 3.000 trabajadores. El conflicto se genera, no porque a los viejos nuestros los hayan despedido –porque a los viejos nuestros los despiden por obras luego de determinado tiempo-, sino por las condiciones en las que los estaban despidiendo, aplicando la causal de fuerza mayor, del Atículo 159º, inciso 6. A nuestro juicio no era correcto, no procedía, puesto que el trabajo iba a seguir desarrollándose, y además porque era una actitud muy negativa, muy insensible, dada las condiciones en que quedaron los trabajadores después del terremoto. De esta manera se originó el conflicto que hoy día, luego de cinco días, terminó de manera favorable para los trabajadores”

“No hay otra forma en el mundo, ni mejor herramienta que la Organización”  (Robert Saldía)

Valoracion: 8  - Tu valoración: